Notícies pròpies, Totes les notícies

Los ecologistas llevan el caso de la cantera de s’Antiga de Begur al Juzgado Contencioso

El Juzgado de Girona admite a trámite el Recurso Contencioso interpuesto por Ecologistas en Acción y la Plataforma SOS Aiguafreda – Salvem la Costa de Begur sobre la construcción de nuevas viviendas en la cantera de s’Antiga, en el municipio de Begur (Baix Empordà).

Las entidades llevan al juzgado este caso puesto que la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Begur acordó desestimar, el pasado mes de enero, la denuncia urbanística que las entidades habían presentado meses antes.

Pedrera de s'Antiga BR

El Juzgado Contencioso número 1 de Girona admite a trámite el Recurso Contencioso interpuesto por Ecologistas en Acción y la plataforma SOS Aiguafreda – Salvem la Costa de Begur (ambas entidades integradas en SOS Costa Brava) contra la licencia de obras en el sector de la cantera de s’Antiga, un paraje situado entre las calas de Aiguafreda y Sa Riera, en plena costa de Begur.

En esta denuncia, además de solicitar al Juzgado Contencioso la inmediata paralización de las obras y la íntegra restauración del espacio, también se impugna indirectamente el Plan de ordenación urbanística municipal (POUM) de Begur de 2003 y el Plan Parcial urbanístico del sector S-28 “Cantera de s’Antiga” de 2013. Entre los motivos de esta impugnación constan el haber otorgado ilegalmente la clasificación de suelo urbanizable a unos terrenos de naturaleza forestal, con importantes valores naturales y paisajísticos, que estaban afectados por el deber de restauración y que, entre otros aspectos, presentaban pendientes superiores al 20%, por lo que se deberían haber clasificado como suelo no urbanizable. Tal y como obliga la ley de urbanismo de Cataluña vigente desde 2004, año a partir del cual está prohibido construir en terrenos con pendientes superiores al 20%.

Por otra parte, las entidades también denuncian la concesión de un trato singular y de favor por parte del Ayuntamiento de Begur a la empresa promotora en permitir recalificar como suelo urbanizable estos terrenos, mediante la firma de un convenio urbanístico que las entidades consideran ilegal y que tuvo lugar al margen del interés público. Una recalificación que además se llevó a cabo a pesar de la existencia de un informe de 2003 del Departamento de Medio Ambiente de la Delegación Territorial en Girona que lo desaconsejaba, por tratarse de una zona de naturaleza forestal.

La cantera objeto de la denuncia se trata de una explotación de 1972 que durante años se extralimitó en su actividad, y que finalmente fue abandonada en 2002 sin que nunca se haya cumplido (ni por parte de la explotadora, ni por parte de la Administración pública que incluso había ordenado la ejecución subsidiaria) la obligación legal de restauración del paraje. Pese a la no restauración, una vez parada la actividad extractiva, el espacio se había ido regenerando progresivamente de manera natural. En los últimos meses, sin embargo, la zona ha vuelto a degradarse para dar paso a una nueva urbanización en la que se están construyendo 5 viviendas (la primera fase de 24 viviendas previstas) con un enorme impacto visual y paisajístico a kilómetros de distancia.

Por otra parte, las entidades alegan que esta actuación urbanística infringe todas las Directrices de Paisaje del Plan Territorial Parcial de las Comarcas de Girona, y a la vez permite la creación de una barrera arquitectónica y una pantalla edificatoria de gran magnitud en la primera línea de litoral, aspectos prohibidos por la Ley de Costas. Y añaden que las obras de urbanización está afectando una zona catalogada como “Sector de conexión”, una zona esencial para poder garantizar la conectividad ambiental con el Espacio Natural Montañas de Begur y la Red Natura 2000, espacios con los que además la cantera se superpone parcialmente.

A pesar de todos estos argumentos y el pleno conocimiento por parte del Consistorio de todas estas irregularidades, en marzo de 2018 el Ayuntamiento de Begur otorgó la licencia de obras en la Pedrera de s’Antiga, aunque no la podía haber otorgado pues aún no se había aprobado el Proyecto de Urbanización, una aprobación que no tuvo lugar hasta el 10 de diciembre de 2018 (pocos días después de que el Departamento de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat de Catalunya anunciara a los alcaldes una moratoria inminente en la primera línea de la Costa Brava). En enero de 2019 la Generalidad incluyó finalmente este sector dentro de la primera moratoria de tramitaciones y licencias en la franja litoral de la Costa Brava. Desgraciadamente, al ya disponer de la licencia de obras por parte del Ayuntamiento, los actos de edificación continúan en este antiguo paraje natural.

Finalmente, cabe constatar que el Ayuntamiento de Begur se ha opuesto a que se paralicen cautelarmente las obras mientras dure el procedimiento judicial. Extremo que es demostrativo del posicionamiento del actual equipo de gobierno que se muestra a favor del promotor de las obras y en contra del interés general de preservar el paisaje y el medio ambiente del municipio.

Más información sobre este caso: https://salvemaiguafreda.com/inici-projecte-urbanistic/el-cas-de-la-pedrera-de-santiga/