Notícies pròpies, Totes les notícies

SOS Aiguafreda – Salvem Begur celebra que se haya salvado la Cala de Aiguafreda y una parte de Montcal, aunque sigue considerando insuficiente el Plan Urbanístico de la Costa Brava presentado hoy

El Plan Director Urbanístico (PDU) de la Costa Brava presentado hoy a la Comisión de Urbanismo de Girona cataloga finalmente 12 sectores de Begur como extinguidos, es decir, se han salvado de la fiebre constructora. Asimismo, 6 sectores más han sido modificados y su edificabilidad se ha reducido. Sin embargo, numerosas otras urbanizaciones (muchas de ellas polémicas y denunciadas por la Plataforma) continúan su proceso urbanizador.

Cala d’Aiguafreda (Begur)

Una de las 12 zonas que se ha desclasificado es precisamente el de la cala de Aiguafreda. Un polémico proyecto que en los últimos años ha estado en el epicentro de numerosas protestas y denuncias, ya que en este paraje relativamente virgen de la costa de Begur se pretendía construir más de 260 viviendas y hasta 3 nuevos hoteles. Actualmente, sin embargo, y gracias al PDU presentado hoy, se confirma que este tramo de costa está a salvo. Un hecho que supone una victoria para la Plataforma SOS Aiguafreda- Salvem Begur, que se constituyó precisamente con el objetivo de salvar estas 70 hectáreas de bosque litoral de la especulación urbanística.

Según Lydia Chaparro, portavoz de la Plataforma Salvem Begur “Es en este sentido que estamos de enhorabuena, ya que, además de la cala de Aiguafreda se han podido salvar hasta 11 otras zonas que se pretendían urbanizar como la Arboleda, Vancells, el Rec de Sa Tuna y un sector cercano a la playa de Sa Riera. Asimismo, otras 6 urbanizaciones se han modificado y verán el número de viviendas que se podrían construir reducidas. Este es el caso, por ejemplo, de las urbanizaciones Bosc major-Es Valls y la Font de la Salut, así como un sector importante que se ha incluido a última hora. Este último sector que se ha salvado in extremis se trata de la parte de Montcal que se superpone sobre el PEIN Muntanyes de Begur, otro pequeño logro que también consideramos una excelente noticia”.

En total, entre los sectores extinguidos y modificados, el número de viviendas que se dejarían de construir solo en el municipio de Begur sería del orden de las 550 viviendas. La inmensa mayoría de las cuales hubieran sido destinadas a la construcción de segundas residencias. Una reducción que la Plataforma SOS Aiguafreda-Salvem Begur ve con buenos ojos, ya que considera que el crecimiento urbanístico previsto en el municipio, y en general en la Costa Brava, es completamente insostenible y claramente irresponsable, y más en el contexto actual de emergencia climática.

Sin embargo, las polémicas urbanizaciones de la Pedrera de s’Antiga y Sa Riera Living, que han sido denunciadas por la Plataforma se mantienen, es decir, siguen el proceso urbanizador. De hecho, el PDU publicado menciona concretamente que se mantienen 5 urbanizaciones, pero según la Plataforma Salvem Begur el Departamento de Territorio y Sostenibilidad ha olvidado incluir en su análisis 17 otras urbanizaciones que también se mantienen y que seguirán edificándose. Entre las urbanizaciones que se mantienen en el PDU (o directamente no se mencionan), se encuentran algunos de los proyectos urbanísticos más polémicos que la plataforma ha llevado a los tribunales:

  • El sector Van de Walle residencial, más conocido con el nombre de Jardins de Sa Riera Living y que está llevando a cabo el fondo de inversión Suizo de Stoneweg, se trata de un proyecto ampliamente insostenible que prevé la construcción de hasta 52 viviendas junto a la playa de Sa Riera. Este proyecto que ha sido denunciado y que ha sido admitido a trámite por el Tribunal Contencioso de Girona ya ha supuesto la deforestación de más de 3 hectáreas de bosque y la extracción de miles de metros cúbicos de tierra;
  • El sector de la Pedrera de S’Antiga que, a pesar de ser un proyecto que presenta numerosas irregularidades (aparte de los numerosos impactos ambientales y paisajísticos) y ser fruto de una recalificación urbanística, continúa con la construcción de 24 viviendas sin que ninguna institución le ponga freno. Sin embargo, se trata de otro proyecto polémico denunciado por la Plataforma y que también ha sido admitido a trámite por el Tribunal Contencioso de Girona;

Con respecto al sector denominado Montcal 2 donde se pretendía construir 33 viviendas, aparte de tener la peculiaridad de compartir el mismo promotor que el caso anterior, se trata de otro proyecto polémico de elevado impacto ambiental, ya que más del 53% del ámbito está situado dentro de la Red Natura 2000 y del Plan de Espacios de Interés Natural (PEIN) Muntanyes de Begur. Finalmente este sector, que en principio continuaba su proceso urbanizador, parece que se ha salvado en el último momento (al menos la parte superpuesta sobre el PEIN). Sin embargo, la licencia ya está otorgada y solo el Ayuntamiento de Begur podría resolver este caso estimando el recurso de reposición presentado por Salvem Begur y la petición de paralización de las obras.

En conclusión, a pesar de que se dejarán de construir unas 550 viviendas en el municipio de Begur gracias al PDU presentado hoy, el potencial edificatorio sigue siendo extremadamente elevado según la portavoz de la Plataforma, que declara que “se debe abandonar de una vez por todas el modelo obsoleto de construir segundas residencias y nuevas urbanizaciones, no solo por los numerosos impactos ambientales que conlleva, sino también porque este modelo urbanístico vacía, fragmenta y empobrece el municipio“. Y añade “Ahora es momento de que el Ayuntamiento de Begur revise su planteamiento urbanístico y apueste por proteger los pocos espacios naturales que aún quedan“.

Por todo ello, la Plataforma Salvem Begur considera que, aunque el PDU de la Costa Brava propuesto habrá ayudado a reducir el impacto del urbanismo y aliviar la fuerte presión y sobresaturación que sufre desde hace años este pequeño municipio del Baix Empordà, el número de viviendas y el modelo territorial propuesto sigue siendo claramente insostenible, motivos por los que ahora, a escala municipal, se debería trabajar en la única vía posible: el decrecimiento del potencial urbanístico de Begur.